Psicología para todos


Psicología para todos


Psicología para todos


Psicología para todos es un espacio personal y colectivo, pues involucra a todos los sujetos pero lo hace desde una atención personal. Aquí queremos brindarle al sujeto, un soporte para que pueda interrogarse, reflexionar y descubrir la amplitud de herramientas que posee para salir adelante.


Palabras de los profesionales

Cada uno de nosotros somos diferentes y esa diferencia es la que tenemos que tratar de atender puntualmente. Lo que funciona con una persona, no funciona con otros. Y lo que funciona con otros, con uno quizás nunca va a funcionar.

El tema es ir más allá de la palabra, utilizar determinados elementos con cada paciente. Porque somos seres individuales, muy particulares que necesitamos una atención personal, esto tiene que ver con palabras, con palabras que van para vos, que son para vos y no son para otro...


Hoy nos encontramos en un contexto difícil, desconocido e incierto. El mundo entero ha tenido que para sus actividades para replegarse al propio cuidado y al cuidado tanto de nuestros seres queridos como de toda la humanidad...

Hoy contamos con un tiempo para reflexionar sobre el modo de vida que llevamos, analizar si somos o no felices, si queremos continuar con este estilo y filosofía de vida o queremos darle un nuevo rumbo.

Durante años, hemos postergado muchas de nuestras aspiraciones por la carencia de tiempo. Hoy disponemos del valioso tiempo para concretarlas. Hoy podemos estar en casa, en la comodidad del hogar con nuestros seres queridos, algo que anhelábamos y que era imposible de pensar en nuestra atareada forma de vida, de tan solo unos meses atrás...

Las crisis nos atraviesan permanentemente, y aunque son dolorosas nadie las puede evadir porque tarde o temprano, tendremos que enfrentarlas. Desde este humilde lugar queremos acompañar a quienes estén padeciendo esta crisis y requieran una atención personal.

En primer lugar sería importante dejar de estigmatizar el término crisis, porque además de lo que escuchamos a diario, crisis es "oportunidad". Durante una crisis tengo la oportunidad de crecer, porque constituye una decisión en la cual establezco una antes y después. Es cada uno el que determina que el cambio que advenga sea positivo o negativo. En este caso, luego de tanto sacrificio que hemos llevado adelante como sociedad tras el aislamiento social, preventivo y obligatorio, creo que están dadas las condiciones para que lo que advenga nos encuentre mejor parados. 

En segundo término, aunque todo parezca un caos, todos contamos recursos para poder re-significar nuestra vida, el "valor de la vida", la salud, la familia, el trabajo y las cosas simples  que son realmente las que le dan sentido a todo.

Finalmente, abrirnos a un mundo donde las cosas pueden comenzar hacerse de una manera diferente a la que estamos acostumbrados. Reorganizando nuestra agenda para no dejar pendientes visitas, llamados telefónicos, paseos, tiempo de esparcimiento, tiempo de conexión interior, tiempo de ocio... Consideramos que el escenario está dado para que comencemos hacer personas más felices y más empáticas. El modo en el que veníamos viviendo era tan vertiginoso que nos perdíamos de lo valioso e importante, era tiempo productivo, pero había dejado de ser tiempo de calidad. En muchos casos no disponíamos de tiempo ni siquiera para mirarnos unos minutos al espejo, y ver como estábamos internamente, mucho menos pensar en la persona en situación de calle que dormía en la vereda. Si lo mirábamos seguramente llegaríamos tarde a la escuela o a la oficina...

Dejemos de correr y seamos más serenos y sanos, miremos nuestro interior y nuestro alrededor, y seamos más humanos.