Geometría sagrada - Símbolos - Flor de la vida - Triada fundamental

La geometría sagrada existe a nuestro alrededor, es parte de nuestra vida y de nosotros mismos. Son las formas y patrones perfectos que forman los registros esenciales para la vida en el universo. Las formas sagradas representan los compendios espirituales y místicos de la vida.

Geometría sagrada



Introducción a la geometría sagrada

Para comenzar tenemos que comprender como se presentan los planos de influencia en el universo, ellos son energía, materia, información y conciencia.

Tenemos que mencionar que los científicos dicen que el 99 por ciento del universo es vacío y que la materia ocupa la menor proporción. Esta materia está rodeada de energía y no sólo rodeada, sino que la energía también atraviesa o penetra la materia.

En el universo todas las cosas se manejan a través de los planos informacionales, podríamos decir que la información en el universo es su plano mental, por analogía el plano de la energía es el movimiento del plano de las emociones. El cuerpo humano es la conjunción de materia, energía e información.

Mas allá están los procesos cuánticos, cuando hablamos de estos procesos no lo hacemos solamente desde el punto de vista del comportamiento de las partículas subatómicas sino también de cómo el observador percibe este movimiento del tiempo y el espacio determinando el campo de la conciencia.

La conciencia sería el plan espiritual que tiene la materia, en el sentido de la encarnación. Como materia cumplimos ciclos en estas encarnaciones, procesando energía e información para volver a la conciencia en términos de experiencia, ciclos que se repetirán una y otra vez.

En el universo la jerarquía comienza por la materia, la parte más pequeña, que es contenida por la energía, que a su vez está rodeada por la información, pero las tres se encuentran dentro de la conciencia.

El proceso de precipitación de información de la energía hacia la materia se denomina conciencia y transformación. Y el proceso donde la materia quiere sutilizarse por medio de la simbolización de las cosas es lo que se llama transmutación.

Y en este proceso el ser humano continuamente evoluciona a través de la transformación de mensajes desde el espíritu a la materia y desde la materia la significación hacia el espíritu.

 

El triángulo

El triángulo se encuentra en todas las figuras, es la forma de contención mínima de la información. La triada fundamental del universo tiene que ver con la energía al Padre, la Madre y el Hijo que representan las polaridades que son unificadas a través de un tercer punto de vista. Esto es, el Padre contiene la vibración original del Universo, da al Hijo la existencia, la luz. El hijo a su vez conforma la materia, muchos científicos dicen que la materia no es nada más que luz condensada. Es decir, la información del fotón como unidad primordial al bajar la vibración puede convertirse en un protón o un neutrón.

Triángulo, expresión primaria


Para entender estos procesos diremos que la luz, el sonido (como vibración fundamental) y la forma (la geometría, la estructura) constituyen la base de lo que se denomina la unidad básica del Universo o triada fundamental.

Para comprender mejor esto, debemos comprender que todas las culturas tienen símbolos de representación y altares donde la geometría sagrada siempre se encuentra presente (pirámides, cúpulas, medias luna, esferas) que simbolizan una síntesis de muchísimas y variadas filosofías. Para resumir inicialmente diremos que la geometría sagrada es filosofía visual, entonces observando estas formas no en sentido totalmente consciente recibiremos información de patrones que transforman nuestra existencia. Dichos patrones los podemos reconocer incluso sin saber en absoluto nada sobre geometría sagrada. Mucha gente se siente hoy esperanzada de vivir con un Dios representado en su interior y esta esperanza radica en que estas formas y figuras nos transportan y nos atraen como si de alguna manera pudiéramos entrar en una resonancia armónica, algo que aún no se puede explicar.

 El misterio de la flor de la vida, presente desde la antigüedad

La flor de la vida es uno de los símbolos más antiguos, representa el orden matemático divino presente en toda la existencia. Son círculos superpuestos y espaciados uniformemente, con un equilibrio de seis como en un hexágono, algunos creen que el símbolo es una expresión divina y visual de la vida, la conciencia y la creación. Todos los círculos que componen este diseño se cruzan en ángulos específicos haciendo un diseño simétrico que está unido por dos círculos más grandes que rodean el diseño interno. El símbolo se ha encontrado en el Templo de Osiris en Abydos, en el Antiguo Egipto.




En la parte trasera del templo Sety I hay una estructura muy extraña llamada Osirion que contiene varios misterios. Al gran debate sobre la construcción de este templo, ya que no hay un acuerdo sobre la fecha de su construcción, se suma la manera en que fueron talladas en la piedra, una forma que aún hoy se desconoce, el trabajo está realizado con una profundidad y una precisión que sólo podría igualarse con tecnología láser.

Alejandro Echave

Lemuria y Atlántida, civilizaciones perdidas