Desarrollar la Videncia

Videncia un don que se puede cultivar

La videncia es un don que muchas personas traen al nacer, pero ¿que pasaría si te dijieramos que puedas aprenderla? Aquí te enseñaremos cómo desarrollar la videncia


¿Qué es la videncia natural?

La videncia natural también es denominada clarividencia y constituye una facultad que poseen algunas personas desde su nacimiento. Esta capacidad le permite a la persona recibir información sobre sucesos pasados o futuros. Generalmente, la persona clarividente percibe esta información en forma de imágenes que interpreta.

Si no haz nacido con este don, puedes cultivar esta habilidad.

Es recomendable comenzar a desarrollar la precognición y luego la videncia. Te sugerimos que antes de realizar cualquier ejercicio realices una oración, para que puedas estar protegido de cualquier entidad que quieran jugar contigo.

 

¿Cómo desarrollar el don de la videncia?

Si no eres un vidente natural tendrás que elegir un medio a través del cual vas a desarrollar la videncia. Este medio pueden ser las cartas de tarot, la quiromancia, la astrología, etc.

Estudia todo lo que encuentres de la mancia a la que te vas a dedicar. Paralelamente ejercítate en la videncia.

Estos prácticas ejercicios te ayudarán a aprender a conectar contigo y con tu respiración, desconectando de todo el ruido de tu alrededor.

  • Siéntate de preferencia en posición de loto, en medio de una habitación a oscuras. Has tu oración de protección, luego enciende una vela. Respira muy profundamente, después entrecierra los ojos, para aprender a ver la llama multiplicada.

Repite este ejercicio todos los días a la misma hora, en un lugar de la casa en donde puedas estar tranquilo.

Realizaras el mismo ejercicio anterior pero esta vez al aire libre. Te recomendamos lo hagas al mediodía. Nunca olvides tu oración de protección.

  •  Escoge un lugar con sol. Elige una piedra, en lo posible, redonda. Trata de observar la piedra con los ojos entornados (entre cerrados). Luego cambia la dirección de tu mirada de la piedra a la sombra de la piedra. Repite todas las veces que puedas pasando de la piedra la sombra y de la sombra a la piedra. Cuanto más tiempo lo hagas mejor.

 cultivar tu clarividencia


 Recomendaciones para desarrollar la videncia


Suelta tus temores

Identifica la fuente de tu temor:

  • Temor por poder ver el futuro
  • Temor por cómo te verán los otros al practicar la claividencia
  • Temores de la infancia que bloquean tus habilidades de clarividencia en forma refleja.

Deshazte de tus miedos diciéndote una frase positiva. Por ejemplo: "Estoy dispuesto a dejar ir todos mis miedos al futuro".


Aumenta tu imaginación visual

Imagina que tienes 7 globos en tus manos de diferentes colores. Ve soltando de uno y mira como suben y se pierden en el cielo, repite con cada globo el mismo proceso.

 

Formula una pregunta específica

Cuando llegue la hora de usar tu clarividencia, asegúrate de plantear la pregunta de la manera más específica para que puedas abordar realmente el tema que te interesa.


Abre tu tercer ojo

Luego de hacer la pregunta, respira profundamente tres veces. Pon tu atención en el área que está entre tus ojos. Este punto es un centro de energía, un chakra conocido como "tercer ojo", responsable de las facultades visuales de clarividencia. Pídele que se abra y vas a comenzar a sentir un calor fluyendo por tu cuerpo. 

Deja que las imágenes fluyan hacia ti naturalmente. Si se presentan poco claras, solicítales, que se agranden y sean más nítidas. las imágenes pueden llegar en blanco y negro o en colores. Algunas pueden ser reales, otras caricaturescas.

Si no logras interpretar el significado de las imágenes, pregunta en silencio o en voz alta: ¿Qué representa esta imagen? La respuesta se hará presente en forma de un sentimiento, pensamiento o sonido.

 

Entrena tu poder de videncia o clarividencia, hasta que logres dominarlo. Es importante que confíes en ti mismo y lo lograrás desarrollar la videncia


 Siomara Gauna


Si te gustó el artículo puedes compartirlo. 
Te recomendamos la lectura de: