Anubis Dios Egipcio del Inframundo ☥



Anubis es un Dios del Antiguo Egipto estrechamente vinculado con la muerte, pero no desde un punto de vista negativo, sino como un protector de tumbas, maestro en embalsamamiento y momificación. 


imágenes del dios egipcio anubis, significado de anubis, anubis y osiris
Dios egipcio Anubis


Según se sabe su función es la de purificar y proteger las almas de los muertos para guiarlos a la vida futura, es participe activo del juicio de valor que se lleva a cabo cuando uno muere. Juicio de valor sobre nuestros actos terrenales que definirán el destino de nuestra alma en el camino de la eternidad. 

Nombrado por los Antiguos Egipcios como Anpu o Inpu corresponde al dios con cabeza de chacal, dios del inframundo, es una de las deidades más presentes en las antiguas tumbas. Anubis es el seudónimo griego para el dios egipcio Anpu. 

Es mencionado por primera vez en los Textos de las Pirámides del Reino Antiguo (2686 a. C. - 2181 a. C.). Anubis fue más sobresaliente durante el período dinástico temprano en Egipto, el centro de su culto estaba en Hardai, más popular por el nombre griego de Cinópolis en el siglo XVII del Alto Egipto. 

Al este de Saqqara había un lugar conocido como Anubeion, donde se descubrió un santuario y un cementerio destinado a perros y chacales momificados. 

Después del período dinástico temprano y el Reino Antiguo, Anubis fue desplazado por Osiris, el dios de los muertos. Las pinturas de tumbas de la época romana (comenzando alrededor del 30 a. C.) lo muestran tomando a los muertos de la mano y guiándolos a Osiris. 

Anubis dios con cabeza de chacal 



Su cabeza de chacal negro tiene un hocico puntiagudo y orejas largas y alertas, se supone que es retratado de esta manera debido a perros salvajes que recorrían los bordes del desierto, seguramente en busca de comida. De aquí se desprende que este patrullaje o vigilancia tenía que ver con su dios protector, aunque la realidad es que estos perros o chacales hambrientos estuvieran desenterrando algún cuerpo para alimentarse. 

Su pelaje era generalmente negro, no el marrón asociado con los chacales reales, porque el negro estaba vinculado con la fertilidad y estaba estrechamente relacionado con el renacimiento en la otra vida. 

En las catacumbas de Alejandría se lo representaba con un vestido romano y el disco solar flanqueado por dos cobras. 

Además de la cabeza de cánido y el cuerpo humano es ilustrado llevando un mayal, lo que parece ser un hierro con un gancho al final y un ankh, un símbolo egipcio que significaba vida. ☥



anubis dios de la muerte, chacal egipcio, anubis egipto, anubis dios
Anubis dios de la muerte



Familia no del todo clara


Mientras que la mitología temprana refiere a Anubis como un hijo de Ra, una versión reciente más popular lo describe como el hijo ilegítimo de Osiris, dios del inframundo, y junto a su hermana Neftis, como dioses protectores de los muertos. 

La leyenda dice que Neftis lo abandonó por miedo a Set, dios del mal, de quien era hermana-esposa (aunque también se dice que Set era tío de ellos). Como resultado, Anubis fue criado por su hermana Isis. Él y su contraparte femenina, Anput, tenían una hija, Kebechet, que era la diosa de la purificación, encargada suministrar agua a los espíritus de los muertos mientras esperaban que se ultimara su momificación. 



El Juicio de Osiris


El juicio de Osiris era celebrado luego que el difunto transitara por la Duat (el inframundo, situado debajo de la tierra), en este andar se encontraría seres malignos y obstáculos de todo tipo. Un recorrido para nada tranquilo en el cual se debe cumplir con una gran cantidad de experiencias según relata “El Libro de los Muertos” (un antiguo texto funerario egipcio). 

Luego de esto el fallecido era guiado por el Dios Anubis ante el tribunal compuesto por 42 dioses, Tot oficiaba de escriba y Osiris era el juez. Correspondía a Anubis extraer el corazón del difunto y colocarlo en la bandeja izquierda de la balanza. Del lado derecho se ubicaría la pluma de Maat, símbolo de la verdad y justicia universal. 

En las ilustraciones Anubis es retratado pesando el corazón de la persona fallecida y vigilando el proceso de cerca, mientras el jurado interroga al juzgado. En el proceso del juicio el peso del corazón cambia de acuerdo a las que repuestas y razones que expone el fallecido. 

En el Libro de los Muertos, se dice que, si el corazón del juzgado terminara siendo más pesado que la pluma, Anubis entregaría el alma de este a Ammyt, un demonio femenino con cabeza de cocodrilo y cuerpo de león. A este hecho se lo denominaría como la segunda muerte ya que Ammyt devoraría el alma del difunto. 

Si en cambio, fuera más liviano que la pluma de Maat, el alma viviría eternamente en los campos de Aaru (el paraíso). 

El Juicio de Osiris, imagenes del dios anubis, dios egipcio con cabeza de perro
El Juicio de Osiris


Los antiguos egipcios creían que la preservación del cuerpo, el uso de hierbas y plantas de olor dulce ayudarían a los fallecidos porque Anubis olfatearía a la momia y solo dejaría que los puros se trasladaran al paraíso. Según los primeros mitos, Anubis asumió y derrotó a los nueve arcos (el nombre colectivo de los enemigos tradicionales de Egipto) obteniendo un epíteto adicional: "Chacal gobernante de los arcos". 


La fusión de los dos sistemas religiosos (Bajo Egipto y Alto Egipto) ubicó a Osiris como el amo del Inframundo ya que pasó a ser más popular y poderoso que Anubis. La nueva función Anubis fue la de un dios experto en momificación. Esta modificación es producida para unir dos creencias, la explicación que darían los sacerdotes a esto tenía que ver con el renunciamiento voluntario de Anubis en señal de respeto tras la muerte de su padre Osiris. 


La lucha entre Dioses


Parece que la muerte de Osiris trajo aparejado una discusión entre familiares cercanos, en realidad Set (hermano menor de Osiris) lo habría matado, desmembrado su cuerpo y usurpado el trono de los dioses en la tierra. 

En cualquier caso, fue Anubis quien se encargó de reconstruir, embalsamar y vendar junto con Isis y Neftis, el cuerpo del dios rey, siendo la primera momia que inició la conocida tradición egipcia. 

Set intentó profanar la tumba de Osiris en forma de leopardo, pero fue detenido y despellejado por Anubis quizá con el mismo mayal con el que se lo retrata. Es desde este suceso que se lo venera como protector de las tumbas. 

Los sacerdotes que atendían a los difuntos llevaban sobre sus hombros pieles de leopardo en conmemoración de la victoria de Anubis sobre Set. 

El Fetiche Imiut estaba vinculado directamente con este suceso, consistía en una piel de animal sin cabeza que se colgaba de un poste entorno a la tumbas en señal de advertencia. Se encontraron Fetiches Imiut de oro en las tumbas de Hatshepsut y Tutankamón 

Se dice que el hecho sufrido por Osiris le adjudicó el poder de convertirse en juez y supremo de la leyes del Maat (concepción abstracto de equidad universal, de equilibrio y armonía cósmicos que dominan en el universo desde su principio y es obligatorio atesorar). 

El dios Anubis es el encargado de dar la primera atención en el pasaje al mundo de los muertos, ser ocupa de momificar los cuerpos para dotarlos de la integridad necesaria para el tránsito por la inmortalidad, refina los corazones y los valores contaminados por la degradación terrenal, juzga las almas con el pesaje del corazón. 



Anubis Dios Egipcio del Inframundo, perro anubis, rey anubis
Anubis Dios del Antiguo Egipto



El arte de la momificación


Los sacerdotes llevaban máscaras de Anubis durante la momificación. Sin embargo, no está claro si la máscara de Anubis fue un desarrollo posterior influenciado por el mito de Osiris o si esta práctica fue común en los períodos anteriores también. 

Al dios Anubis se le atribuyó un alto nivel de conocimiento anatómico como resultado del embalsamamiento, por lo que era el patrón de la anestesiología y sus sacerdotes aparentemente eran hábiles curanderos herbales. 

La fe de los egipcios marcaba que la muerte era el inicio y que la vida terrenal era sólo una etapa previa en la que debía demostrarse que se era digno para el momento de la separación entre alma (ba) y el cuerpo. El ka (la energía vital) y el ba deberían reinsertarse en este cuerpo artesanalmente preservado (momificado) para iniciar un nuevo ciclo vital.