Las milagrosas sanaciones benedictinas


¿ Cómo se hacen las sanaciones benedictinas ?


Para hacer sanaciones benedictinas tenemos que contar con un lugar que este previamente limpio enérgicamente. Esa limpieza se puede hacer sahumando, rociando con agua bendita y haciendo una oración antes de hacer la sanación. La persona que realiza la sanación también tiene que protegerse con la señal de la cruz y con la cruz de San Benito. De ese modo,  protegemos nuestro campo energético y nuestra alama de cualquier tipo de entidad o mal que pueda tener la otra persona. 


Preparación de la persona para realizar una sanación benedictina


Se prepara a la persona para hacer una meditación, por lo general es una meditación guiada, para que  la persona se conecte directamente con la divinidad. Una vez que las persona consigue conectarse con la divinidad y que nos autorizan los ángeles, los arcángeles y sus guías espirituales y ángeles guardianes, nosotros procedemos hacer como una sesión de reiki pero más espiritual con señales de la cruz de San Benito y con imposición de manos para lograr la limpieza energética, la limpieza espiritual y del alma de esta persona.

Son sanaciones son muy fuertes y milagrosas. Para ser llevadas a cabo cuando una persona realmente las necesita. 


La recomendación es que el que las realiza haga una por semana o cada 15 días, para tener tiempo de revitalizar nuestro espíritu.

La limpieza energética de ambiente

Ademas de las sanaciones por intermedio de un tercero, hay otras formas de hacer limpiezas espirituales en casa, con velas, con agua bendita, con estampitas, con oraciones para ser escuchados por San Benito, y así él te limpia y te proteje.

Se aplica cuando la persona siente que en su casa hay energías bajas. En este caso estas se recomiendan cada 3 meses. Aunque eso también depende del campo energético de la persona y de sus creencias.

Hay personas que solicitan estas limpiezas pero les cuestan entender de que se trata o bien no creen. En esos casos la fuerza energética recae en quien imparte la sanación.



sanaciones benedictinas