Limpieza enérgetica de casa


limpieza energética de casa

Ritual de limpieza energética del hogar. Hay muchas formas de realizar una limpieza energética de casa 


La energía y los lugares

Alguna vez le habrá pasado de ingresar a un lugar y sentir de repente un mal estómago, mareos, fuerte dolor de cabeza, un cambio en el estado de ánimo... Probablemente asoció el malestar a una posible incubación de enfermedad, pero no se puso a pensar que quizás Usted está sano y el espacio al que acaba de ingresar no.

Los espacio que transitamos tienen su propia energía como todo lo existente, tanto en el plano material como en el no material. A su vez, el contacto con sujetos que poseen su propia oscilación vibratoria puede cargar a los lugares de manera positiva o bien negativa.

Nuestro plexo solar, captador de energías

La zona de nuestro cuerpo que capta primero este tipo de energías es nuestro plexo solar, que constituye nuestro segundo cerebro. Este es capaz de percibir de forma inmediata la frecuencia energética que habita en un sitio. Una persona que conoce y está entrenada en temas de energía, frecuencia y vibración interpreta rápidamente lo que acaba de suceder, sin embargo aquel que desconoce está información queda preso de las sensaciones sin poder comprender lo que está sucediéndole.

Nuestro plexo solar, se caracteriza por tener un acceso directo al plano astral es decir a las energías que atraviesan y en muchos casos se adosas, en las personas, objetos y lugares. Por está razón, aconsejamos que si Usted acaba de ingresar a un lugar donde comienza a sentir malestares espontáneamente, tome su mano, la lleve a la altura de su ombligo y recubra con ella a este. De esa manera establecerá un escudo protector para que la oscilación energética del lugar no se sumerja en su cuerpo.

A este tipo de experiencias debemos prestarle atención, pues sino tomamos los recaudo necesarios, quedaremos impregnados de una densidad que afectará todos nuestros planos de existencia: físico, mental, emocional, espiritual y lógicamente energético.

Queremos aclararle que esto no sucede solo con el contacto con lugares, también con objetos y con personas. Piense en todas las molestias que le ocasiona discutir con alguien, pues bien, en esos casos también es conveniente que ponga su mano en su vientre e impida que las energías del otro pasen a su cuerpo.

Muchas veces esto sucede súbitamente, otras simplemente ya son parte de un patrón relacional o bien de las características propias del lugar. Si Usted ha detectado la baja frecuencia vibratoria de una persona o lugar puede anticiparse a que dichas energías quieran someterlo. Le proponemos que al salir de su casa al encuentro de dicha persona o al ingreso de un determinado espacio, cubra su ombligo con alguna cinta, eso le habilitará a usar sus dos manos en el encuentro sin que quede expuesto la puerta de su chakra del plexo solar.


La importancia de depurar los espacios en que nos movemos

Los ambientes en los que nos movemos están inundados de energía. Muchas veces no sólo dependen de nuestra buena voluntad en elevarla pues son espacios compartidos con otras personas, que poseen su propia oscilación vibratoria. Una oscilación, aclararemos que nos es permanente, es decir, en tanto dinámica está en continuo cambio. Por momentos puede expresarse desde la densidad y por otros desde la sutilidad.

purificar nuestros espacios


Los lugares que más transitamos son la casa y el trabajo. Si bien este artículo está pensando para purificar las energías de nuestro hogar, puedes tener en cuenta nuestras recomendaciones y trasladarlas en todos los espacios que te muevas, ya sea trabajo, escuela, oficina, instituciones públicas, espacios de recreación etc. adaptándolas a tus posibilidades de acción en dichos lugares.

Es importante realizar una depuración de las energías oscuras que pueden adosársele a nuestro hogar, ya que, nuestra casa es un lugar que nos acoge. Le sugerimos comenzar abriendo las puertas y las ventanas para que la energía fluya más libremente.

Piense que la energía, generalmente no podemos verla pero si sentirla. Al abrir el lugar, generamos una corriente de aire que empuja a la energía a moverse. La energía en si misma no es buena ni mala, su densidad permite que exista el mundo material y su sutilidad, el espiritual. En el encuentro de ambos se produce el mundo. Si este encuentro sucede en forma armónica y equilibrada, nos permite interpretar que la energía está fluyendo. El problema es cuando esta se estanca, queda estática. Al abrir las puertas y las ventanas estamos generando el movimiento. Podemos ayudar visualizando como la energías de baja frecuencia se van e ingresan otras de alta vibración.

Así mismo, recomendamos que esa energía negativa, densa, baja pueda transmutarse pues, la energía nunca desaparece, solo se transforma, por lo que en algún lugar va a ir a parar. Por eso es conveniente, hacer que está ascienda, envolverla en amor y agradecerle por haber sido parte de procesos de aprendizaje y crecimiento.


Instrucciones para realizar una limpieza energética de casa

  • Prendé una vela  y colocá una intención.
  • Encendé sahumerios y recorre la casa.
  • Canta un mantra de protección, como el “OM” tres veces.
  • Vaporiza con un aromatizador todos los rincones y coloca difusores aromáticos en la entrada del hogar. 
  • La ruda y la canela limpian, dan protección y atraen la abundancia, al igual que la mirra y el incienso.  
  • Pon en un vaso de vidrio 3 cucharadas de sal y luego llénalo de vinagre blanco. Colócalo sobre un plato y ubícalo detrás de la puerta de la casa, en el comedor y debajo de la cama. Después de unos días observa como esta, si la sal esta trepando por el vaso significa que que esta limpiando el ambiente, si queda en el fondo y se ha puesto de color verde, rosa o morado, el lugar está cargado de mucha negatividad. Repetir el proceso.

liberar la energía