El aislamiento social medida preventiva contra el Covid-19


El aislamiento social ha sido la única medida preventiva que ha dado resultados alrededor del mundo. En algunos lugares es más estricta, en otros más lábil pero que en definitiva, la inmovilidad nos marca pautas de pensamiento pues, los medios de comunicación nos están saturando con información de la coranavirus. Esto nos pone un poco mono temáticos, quedando atrapados en ese mensaje, reproduciendo lo que todo el mundo reproduce...


Aislamiento Social
Aislamiento Social


Consultas Habituales

Las consultas más habituales que recibo vía telefónica, son el intento de "controlar", lo cual les genera ansiedad, desesperación. La ansiedad no es otra cosa que la necesidad de controlar. Y, ¿qué es lo que se controla?. Respondemos: lo que va a pasar mañana. Y eso es imposible porque no sabemos qué va a pasar mañana. Podemos tener una idea, pero la seguridad, nunca. 

Cuando esa ansiedad aparece, también aparece la angustia. La angustia viene con la inmovilidad y con el pensamiento obsesivo sobre el tema determinado. Esto nos pasa en todos los ordenes de la vida, pero al estar en cuarentena, con el encierro SE POTENCIA.

Estamos constantemente rumiando los mismos problemas. Hay que empezar a resolver  el día a día. con los conflictos que tenemos HOY, que nos generan bloqueos.  Si tengo al que resolver con mi pareja, hacerlo. Si tengo algo que ajustar con mi hijo, hacerlo; en mi trabajo o donde sea. Tenemos que dejar de preocuparnos y de pensar tanto y comenzar a ocuparnos. Ir ordenando el día a día, porque si entramos en ansiedad, vamos sintiendo un estrechamiento, achicamiento, y lo mismo pasa con la angustia, la angostura.

En cualquiera de los dos procesos, nuestro pensamiento se comprime y queda atrapado en pre conceptos. Eso no nos ayuda para nada, en cambio si nos ayuda resolver cosas simples de la vida cotidiana: algún problema, algo que está roto y que podemos arreglar, algo que me gustaría limpiar. Hoy al estar encerrados con la cuarentena tenemos esa posibilidad.


Priorizando lo importante

Empezar a ocuparnos y dejar de preocuparnos. La preocupación es anterior a la ocupación, en este caso: qué va a pasar con la enfermedad, qué va a pasar mañana, qué va a pasar con la economía. Tenemos que cortar con se proceso de preocupación para empezarnos a ocupar hoy, de lo que hoy puedo. Podré limpiar, podré ordenar, podré leer, podré estudiar pero eso va a salir desde una ocupación de mi mismo y no de una preocupación. 

Conectarnos con nosotros mismos, qué es lo que quiero, qué es lo que necesito.

Un tema recurrente es "quiero bajar de peso". Y para bajar de peso hay que comer menos, hay que comer cosas sanas, hacer ejercicio, movernos un poco más de lo habitual, caminar, jugar con los chicos. Y esto lo digo porque salió de una consulta. Un paciente estaba muy dolorido, el dolor corporal se produjo porque empezó a moverse, cosa que antes no hacía, no tenía tiempo de jugar con los hijos. Y ahora tiene esa posibilidad. Hoy tiene la posibilidad de despertar, más allá del dolor, la satisfacción de haber estado jugando a la pelota con sus hijos.